M

Servicios

Nuestros Servicios

¡Bienvenidos a nuestro despacho! Nos complace presentarnos y compartir con ustedes quiénes somos y qué hacemos. En ISTECNICAS, somos un equipo de profesionales apasionados por la arquitectura técnica y la construcción. Nuestra misión es brindar servicios integrales de calidad en el ámbito de la dirección y gestión de obras, garantizando la excelencia y la satisfacción de nuestros clientes.

Servicios

Asesoría ténica

La asesoría técnica es un servicio especializado que brinda apoyo y orientación en aspectos técnicos y profesionales a empresas, organizaciones o individuos que requieren asistencia en áreas específicas. Estos servicios pueden abarcar diversos campos y sectores, adaptándose a las necesidades particulares de cada cliente.

Saber más

A continuación, se presentan algunas de las principales áreas de trabajo en la asesoría técnica:

    • PROYECTOS DE ACTIVIDAD

Los proyectos de actividad, también conocidos como proyectos de licencia de actividad o proyectos de apertura, son aquellos que se llevan a cabo con el objetivo de obtener la autorización necesaria para iniciar una determinada actividad comercial, industrial, de servicios o profesional en un local o establecimiento.

A continuación, se presenta una descripción general de los elementos que suelen incluirse en un proyecto de actividad:

  1. Memoria descriptiva: Es un documento que describe de manera detallada la naturaleza de la actividad que se pretende desarrollar, así como las características del local o establecimiento donde se llevará a cabo. Incluye información sobre el tipo de negocio, el horario de funcionamiento, la distribución del espacio, la capacidad prevista, etc.

  2. Planos y diseños: Se presentan planos a escala del local, donde se indica la distribución de los espacios, la ubicación de las diferentes áreas y elementos (mostradores, maquinaria, salidas de emergencia, etc.), así como los sistemas de ventilación, climatización y protección contra incendios.

  3. Estudio de impacto acústico: En caso de actividades que puedan generar ruido, se realiza un estudio para evaluar y controlar el impacto acústico en el entorno. Se pueden incluir medidas de aislamiento acústico, horarios de funcionamiento especiales, entre otros.

  4. Estudio de seguridad y salud: Se evalúan los riesgos asociados a la actividad y se proponen medidas para garantizar la seguridad y salud tanto de los trabajadores como de los clientes. Esto puede incluir la instalación de equipos de protección contra incendios, salidas de emergencia, señalización adecuada, entre otros.

  5. Informe de medidas correctoras: En caso de que el proyecto no cumpla con alguna normativa o regulación específica, se deben proponer medidas correctoras para adecuarlo a los requisitos exigidos.

  6. Documentación administrativa: Se incluyen los formularios y documentos necesarios para solicitar la licencia de actividad ante las autoridades competentes. Esto puede variar según el país y la jurisdicción local.

  7. Estudio económico-financiero: En algunos casos, se requiere presentar un estudio económico-financiero que demuestre la viabilidad económica del proyecto y su capacidad para generar ingresos y empleo.

Es importante tener en cuenta que los requisitos y documentación específicos pueden variar según la legislación local y el tipo de actividad a desarrollar. Por lo tanto, es fundamental consultar y cumplir con las regulaciones específicas de cada jurisdicción.

El proyecto de actividad es esencial para obtener la autorización correspondiente y asegurar el cumplimiento de las normativas legales y técnicas en el inicio de una actividad comercial o empresarial.

    • LICENCIA DE APARTAMENTOS TURISTICOS

La licencia de apartamentos turísticos es un proceso legal y administrativo necesario para poder ofrecer alojamiento temporal a turistas en apartamentos o viviendas particulares. Estas licencias permiten a los propietarios o gestores de los apartamentos cumplir con los requisitos establecidos por las autoridades locales y operar dentro del marco legal.

A continuación, se presenta una descripción general de los elementos y requisitos comunes asociados a la obtención de una licencia de apartamentos turísticos:

  1. Normativas y regulaciones locales: Es importante conocer las regulaciones específicas de la jurisdicción donde se encuentra el apartamento turístico. Las normativas pueden variar según el país, la región y la ciudad, por lo que es fundamental familiarizarse con los requisitos específicos que se deben cumplir.

  2. Zonificación y uso del suelo: Se debe verificar si la ubicación del apartamento está autorizada para el uso turístico y si cumple con las regulaciones urbanísticas locales. Algunas áreas pueden tener restricciones o requerir permisos especiales para alojamientos turísticos.

  3. Licencia de actividad: En muchos lugares, es necesario obtener una licencia específica de actividad turística para operar como apartamento turístico. Esto implica presentar una solicitud ante las autoridades competentes y cumplir con los requisitos establecidos, como la capacidad máxima de ocupación, la seguridad, la salubridad y otros aspectos relacionados.

  4. Requisitos de seguridad y calidad: Los apartamentos turísticos suelen requerir cumplir con ciertos estándares de seguridad y calidad. Esto puede incluir contar con extintores, sistemas de detección de humo, salidas de emergencia, medidas de accesibilidad, entre otros.

  5. Registro de huéspedes y pagos de impuestos: En muchos lugares, se exige mantener un registro de los huéspedes y proporcionar información a las autoridades competentes. Además, es posible que se requiera el pago de impuestos turísticos o tasas municipales relacionadas con el alojamiento.

  6. Responsabilidad y seguro: Es recomendable contar con un seguro de responsabilidad civil adecuado que cubra cualquier eventualidad o daño relacionado con la actividad de los apartamentos turísticos.

Es fundamental destacar que los requisitos y regulaciones específicas pueden variar según la ubicación geográfica. Por lo tanto, es importante consultar y cumplir con las normativas locales y obtener la licencia correspondiente antes de comenzar a operar como apartamento turístico.

La obtención de una licencia de apartamento turístico es esencial para operar de manera legal y segura, y proporciona confianza tanto a los propietarios como a los huéspedes que se alojen en estas viviendas temporales.

Informe de Evaluación de edificio

Un informe de evaluación de edificio es un documento técnico que proporciona una evaluación detallada del estado y las condiciones de un edificio. Este informe se realiza con el objetivo de identificar posibles deficiencias, daños estructurales, problemas de mantenimiento y otras cuestiones relevantes que puedan afectar la seguridad, el rendimiento y la habitabilidad del edificio.

Saber más

A continuación, se presentan los aspectos clave que suelen incluirse en un informe de evaluación de edificio:

  1. Identificación y descripción del edificio: Se proporciona información básica sobre el edificio, como su ubicación, uso, edad, materiales de construcción y características arquitectónicas.

  2. Inspección visual y técnica: Se realiza una inspección detallada del edificio, tanto en su interior como en su exterior. Esto implica evaluar la estructura, los sistemas de cimentación, las instalaciones eléctricas y de fontanería, los elementos de fachada, los sistemas de climatización, entre otros aspectos. Se buscan signos de deterioro, daños, filtraciones, corrosión u otros problemas.

  3. Estado de conservación: Se evalúa el estado general de conservación del edificio, identificando áreas que requieren mantenimiento, reparación o sustitución. Esto puede incluir elementos como revestimientos, pintura, carpintería, cubiertas, impermeabilización, entre otros.

  4. Análisis estructural: Se examina la estructura del edificio, incluyendo elementos como columnas, vigas, muros de carga y losas. Se busca identificar posibles deficiencias estructurales, como grietas, corrosión, desplazamientos o debilidades en los materiales.

  5. Evaluación de instalaciones: Se analizan las instalaciones eléctricas, de fontanería, calefacción, ventilación y sistemas de seguridad del edificio. Se verifica su funcionamiento, su adecuación a las normativas vigentes y se identifican posibles mejoras o actualizaciones necesarias.

  6. Medidas correctoras y recomendaciones: En base a los hallazgos de la evaluación, se proponen medidas correctoras y recomendaciones para abordar los problemas identificados. Esto puede incluir trabajos de reparación, mantenimiento preventivo, mejoras en la eficiencia energética, entre otros aspectos.

  7. Conclusiones y resumen ejecutivo: Se presenta un resumen de los principales hallazgos, conclusiones y recomendaciones del informe, resaltando los aspectos críticos que requieren atención inmediata y aquellos que pueden abordarse a largo plazo.

El informe de evaluación de edificio es una herramienta valiosa para los propietarios, administradores y compradores de edificios, ya que proporciona una visión clara y objetiva del estado de la propiedad y ayuda a planificar las acciones necesarias para mantenerla en condiciones adecuadas.

Es importante contar con profesionales cualificados, como arquitectos, ingenieros o aparejadores, para llevar a cabo la evaluación y redacción del informe, ya que requiere conocimientos especializados y experiencia en la inspección de edificios.

Proyectos Arquitectónicos

Los proyectos arquitectónicos son documentos técnicos que contienen la descripción detallada de un proyecto de construcción, desde la concepción inicial hasta la ejecución y finalización de la obra. Estos proyectos son elaborados por arquitectos y contienen información relevante sobre el diseño, la distribución espacial, los materiales, las especificaciones técnicas y otros aspectos relacionados con la construcción de un edificio o estructura arquitectónica.

Saber más

A continuación, se describen los elementos principales que suelen incluirse en un proyecto arquitectónico:

  1. Descripción del proyecto: Se presenta una descripción general del proyecto, incluyendo su objetivo, función y características principales. Esto puede incluir el tipo de edificio (residencial, comercial, institucional, etc.), su tamaño, el número de plantas, la distribución prevista, entre otros aspectos relevantes.

  2. Planos y representaciones gráficas: Se incluyen planos a escala del proyecto, como plantas, cortes, fachadas y detalles constructivos. Estos planos proporcionan una representación visual de la distribución espacial, la estructura, los sistemas de servicios (electricidad, fontanería, HVAC) y otros elementos importantes del edificio.

  3. Diseño arquitectónico: Se detalla el diseño estético del proyecto, incluyendo elementos como la forma, el estilo arquitectónico, los materiales exteriores, la paleta de colores y otros aspectos visuales. El diseño arquitectónico busca combinar la funcionalidad del edificio con una estética atractiva y coherente.

  4. Especificaciones técnicas: Se incluyen detalles técnicos sobre los materiales, componentes y sistemas a utilizar en la construcción. Esto puede abarcar desde los tipos de estructuras (muros, pilares, losas) hasta los acabados interiores y exteriores, sistemas de climatización, iluminación, sistemas de protección contra incendios, entre otros.

  5. Presupuesto y cronograma: Se presenta un desglose del presupuesto estimado para la construcción, incluyendo los costos de materiales, mano de obra y otros gastos relacionados. Además, se establece un cronograma de trabajo que muestra las etapas de construcción y los plazos estimados para cada una.

  6. Estudios complementarios: Dependiendo de la complejidad del proyecto, pueden incluirse estudios adicionales como el estudio de impacto ambiental, estudios de suelo, estudios de eficiencia energética, entre otros.

  7. Normativas y regulaciones: Se tienen en cuenta las normativas y regulaciones locales que afectan al proyecto, como los códigos de construcción, regulaciones de zonificación, restricciones de altura, entre otros. El proyecto arquitectónico debe cumplir con estas normativas para obtener las aprobaciones necesarias.

  8. Renders y representaciones visuales: En algunos casos, se pueden incluir renders y representaciones digitales que muestran una representación tridimensional del proyecto, ayudando a visualizar cómo se verá el edificio una vez construido.

En resumen, un proyecto arquitectónico es un conjunto completo de documentos técnicos que describen y detallan la concepción y ejecución de un edificio o estructura arquitectónica. Estos proyectos son esenciales para la planificación, construcción y legalización de un proyecto arquitectónico, ya que brindan la información necesaria para llevar a cabo la obra de manera adecuada y cumpliendo con las normativas y regulaciones vigentes.

PROYECTOS DE REHABILITACION

Los proyectos de rehabilitación son aquellos que tienen como objetivo la renovación, restauración o mejora de un edificio existente que se encuentra en mal estado, deteriorado o que requiere adaptarse a nuevas necesidades funcionales. Estos proyectos buscan preservar la estructura original del edificio y su valor histórico o arquitectónico, al tiempo que se realizan intervenciones para actualizarlo y hacerlo habitable, seguro y funcional.

Saber más

A continuación, se describen algunos aspectos clave que suelen considerarse en los proyectos de rehabilitación:

  1. Inspección y diagnóstico: Se realiza una evaluación exhaustiva del estado actual del edificio para identificar las deficiencias, daños estructurales, problemas de instalaciones, humedades u otros aspectos que requieran atención. Esto implica inspecciones visuales, pruebas de resistencia de materiales, estudios técnicos y, en algunos casos, análisis estructurales más detallados.

  2. Restauración y conservación: Se preservan y restauran los elementos originales y significativos del edificio, como fachadas, molduras, carpinterías, elementos decorativos, entre otros. Se utilizan técnicas y materiales adecuados para mantener la autenticidad y la integridad histórica o arquitectónica del edificio.

  3. Actualización y adaptación funcional: Se realizan modificaciones necesarias para adecuar el edificio a nuevas necesidades y estándares funcionales. Esto puede implicar cambios en la distribución de espacios, creación de nuevas áreas, instalación de sistemas de climatización, mejora de las instalaciones eléctricas y de fontanería, incorporación de medidas de accesibilidad, entre otros.

  4. Mejora energética y sostenibilidad: Se implementan medidas para mejorar la eficiencia energética del edificio, como la instalación de aislamiento térmico, sistemas de climatización eficientes, iluminación LED, aprovechamiento de energías renovables, entre otras soluciones sostenibles. Esto contribuye a reducir el consumo energético y los costos de funcionamiento a largo plazo.

  5. Cumplimiento normativo: Se verifica que la rehabilitación cumpla con las normativas y regulaciones vigentes, tanto en términos de construcción y seguridad estructural como de accesibilidad y eficiencia energética. Esto implica cumplir con los códigos de construcción, las normas de prevención de incendios, las regulaciones de accesibilidad para personas con discapacidad, entre otras.

  6. Presupuesto y planificación: Se elabora un presupuesto detallado que incluye los costos de los materiales, mano de obra, permisos y otros gastos relacionados con la rehabilitación. Además, se establece un cronograma de trabajo que indica las diferentes etapas del proyecto y los plazos estimados para cada una.

  7. Gestión de residuos y sostenibilidad: Se adoptan medidas para minimizar los residuos generados durante la rehabilitación, promoviendo su reciclaje y correcta gestión. Asimismo, se consideran estrategias de sostenibilidad en la elección de materiales, la reducción del consumo de recursos naturales y la optimización de la eficiencia de los sistemas instalados.

 

    • PROYECTOS DE REFORMA, ACONDICIONAMIENTO Y/O CAMBIO DE USO

Un proyecto de reforma, acondicionamiento y/o cambio de uso son conceptos relacionados con las intervenciones que se realizan en un edificio existente. A continuación, se describen cada uno de ellos y se destacan las diferencias entre ellos:

  1. Proyecto de reforma: Se refiere a la modificación o renovación de una o varias partes del edificio con el objetivo de mejorar su funcionalidad, estética o condiciones de habitabilidad. En este tipo de proyecto, se pueden realizar cambios en la distribución de espacios, sustitución de acabados, renovación de instalaciones, ampliación de áreas, entre otros. La reforma puede implicar modificaciones tanto en el interior como en el exterior del edificio, pero no afecta necesariamente a su estructura o uso principal.

  2. Proyecto de acondicionamiento: Se trata de adaptar o preparar un espacio existente para un uso específico o para cumplir con ciertos requisitos normativos o funcionales. Por ejemplo, acondicionar un local comercial para convertirlo en una oficina, adaptar una vivienda para personas con discapacidad, habilitar un espacio para un uso determinado como una sala de exposiciones o un centro educativo. El proyecto de acondicionamiento implica adecuar el espacio existente a las necesidades y regulaciones específicas del nuevo uso, incluyendo aspectos como la redistribución de espacios, la instalación de servicios necesarios, la accesibilidad, entre otros.

  3. Proyecto de cambio de uso: Se refiere a la modificación del uso principal de un edificio, es decir, transformar un edificio o una parte de él para ser utilizado con una función diferente a la originalmente prevista. Por ejemplo, cambiar el uso de un edificio residencial a un edificio comercial, convertir una nave industrial en un centro cultural, transformar un edificio de oficinas en un hotel. El proyecto de cambio de uso implica adecuar el edificio a los requisitos normativos y funcionales del nuevo uso, considerando aspectos como la estructura, las instalaciones, la accesibilidad, la seguridad y otros aspectos específicos del nuevo uso propuesto.

Diferencias entre ellos:

  • La reforma se enfoca en mejorar partes específicas del edificio sin cambiar su uso principal, mientras que el cambio de uso implica modificar el propósito principal del edificio.

  • El acondicionamiento se relaciona con adaptar el espacio existente a un uso específico, cumpliendo con requisitos funcionales y normativos.

  • La reforma puede formar parte de un proyecto de acondicionamiento o cambio de uso si implica modificaciones necesarias para lograr el objetivo deseado.

  • El cambio de uso requiere considerar aspectos más amplios y complejos, como la estructura del edificio, las instalaciones existentes y los requisitos normativos específicos del nuevo uso.

En general, cada tipo de proyecto tiene sus particularidades y requerimientos específicos, y es importante contar con la asesoría y supervisión de profesionales especializados, como arquitectos o ingenieros, para llevar a cabo estas intervenciones de manera adecuada y cumpliendo con las regulaciones vigentes.

DIRECCION DE OBRA Y CONTROL DE CALIDAD

La dirección de obra y el control de calidad son dos aspectos fundamentales en la ejecución de proyectos de construcción.

Saber más

A continuación, se describen cada uno de ellos:

  1. Dirección de obra: La dirección de obra es la responsabilidad técnica y administrativa ejercida por un profesional, generalmente un arquitecto o ingeniero, encargado de supervisar y coordinar la ejecución de la obra de acuerdo con el proyecto aprobado y los requisitos establecidos. Algunas de las tareas que se llevan a cabo en la dirección de obra son:

  • Supervisar la correcta ejecución de los trabajos de construcción, verificando que se cumplan las especificaciones técnicas y los plazos establecidos.

  • Coordinar y comunicarse con los diferentes equipos de trabajo involucrados en la obra, como contratistas, subcontratistas y proveedores.

  • Realizar inspecciones periódicas en el sitio de construcción para asegurar el cumplimiento de las normas de seguridad, calidad y buenas prácticas constructivas.

  • Resolver problemas o discrepancias que puedan surgir durante la ejecución de la obra, proponiendo soluciones técnicas adecuadas.

  • Controlar el avance del proyecto y el cumplimiento de los hitos establecidos en el cronograma de obra.

  • Elaborar informes de avance, documentando los aspectos relevantes de la obra y cualquier incidencia o cambio en el proyecto original.

  • Velar por la calidad de los trabajos, asegurando que se utilicen los materiales adecuados y se sigan los procesos constructivos adecuados.

  1. Control de calidad: El control de calidad se refiere a las medidas y actividades llevadas a cabo para garantizar que los materiales, los procesos constructivos y los resultados finales de la obra cumplan con los estándares de calidad establecidos. Algunas de las acciones realizadas en el control de calidad son:

  • Verificar que los materiales utilizados en la construcción cumplan con las especificaciones técnicas y normativas aplicables.

  • Realizar ensayos y pruebas de laboratorio para comprobar las propiedades y características de los materiales utilizados.

  • Supervisar y controlar los procesos constructivos, asegurando que se sigan los métodos adecuados y las buenas prácticas de construcción.

  • Realizar inspecciones y mediciones durante la ejecución de la obra para verificar la calidad de los trabajos y detectar posibles defectos o desviaciones.

  • Aplicar criterios de control de calidad en aspectos como el nivel de acabados, la resistencia estructural, la estanqueidad, la instalación de sistemas, entre otros.

  • Documentar y registrar los resultados de las inspecciones y pruebas realizadas, generando informes de control de calidad.

La dirección de obra y el control de calidad son complementarios y se realizan de manera simultánea durante la ejecución de la obra. Ambos aspectos son fundamentales para asegurar que la construcción cumpla con los estándares de calidad requeridos, garantizando la durabilidad, seguridad y funcionalidad del edificio o estructura construida.